Meet La Cumbiamba Colombiana Queen 2018:

Hola a todos! 

Permítanme me presento. Mi nombre es Diana Carolina Olivares Benavides. Soy originaria de Curramba la bella, Barranquilla. Hace 6 años que vivo en Estados Unidos, o como le decimos en la costa atlántica de mi Colombia, en la Yunay. 


El Carnaval siempre a hecho parte de mí y siempre he tratado de ser parte de él. De hecho, cuando tenía unos 4 años fui reinita de mi salón de clases. Luego cuando tenía 8 años y me faltaban los dientes del frente fuí reinita infantil del barrio Recreo, donde vivía en ese entonces. Recorrí en mi carroza el Carnaval de los Niños y nunca sonreía por andar desmuelada. A los 19 años fui Reina de la Secretaría de Interior de la Gobernación del Atlántico, en ese entonces salí a bailar la Guacherna, La Batalla de Flores y la Gran Parada en compañía de mi papá, de quien heredé el espíritu rumberístico. 


Cuando me vine a vivir a la Yunay, no hubo algo que me pegara más duro que no poder asistir más a el Carnaval de mi Arenosa: es que deja tú la mojarra frita, la playa, y días festivos; no hay algo que le pegue a un costeño más duro que le quiten su maizena, la butifarra, la arepa e’ huevo, o la amenaza de no escuchar más un “wepaje” de esos que solo se viven en Carnaval. Con esas vainas no se juega! 

Pero gracias a Dios y la Virgen del Carmen (se me salió lo católico que no tengo) conocí a este maravilloso grupo de bailarines y músicos que así como yo, llevan la alegría, el jolgorio y la recocha en todo su ser. 


Desde hace un par de años andaba con la idea de participar como Reina de La Cumbiamba, pero por problemas técnicos (o sea la U), no había podido hacer de ese sueño una realidad. Pero este año me dije a mi misma: “Mi misma, ajá? entonces qué? Pa’ cuando? Este es tu año nojoda!”. Así que me dí un par de cachetadas, me armé de valor y me animé por fin a representar a La Cumbiamba Colombiana. 


Y bueno, sin más allá ni más acá aquí me les presento como su servidora, quien así como todos ustedes siente un gran orgullo por ser colombiana y más aún de mostrar en otro lado del mundo una de las fiestas más lindas y representativas de nuestro país, el Carnaval. Acompáñenme en esta nueva experiencia, donde lo único que podemos perder es la tristeza, la paba y la flojera y tener como cambio la dicha de bailar en el desfile más importante de California y uno de los más importantes en la Yunay. Y recuerden que “La Vida es un Carnaval” y sólo “Quien lo Vive es Quien lo Goza!” 

Grand Parade Carnaval San Francisco 2016

Grand Parade Carnaval San Francisco 2017